Ironías de la Vida

El Blog de Rivilla

Pintar

Pintar

Quito las alcayatas y los tacos. Tapo los agujeros con Aguaplast. Cubro el suelo con un plástico muy ligero que venden y luego tengo que poner periódicos en los bordes. El periódico que más me gusta usar para este fin (y para encender la barbacoa) es el suplemento dominical de economía, porque sé que aunqueLeer más sobre Pintar[…]

Purgar

Purgar

A4823 r wHa llegado ese día del otoño en que pones la calefacción por primera vez.

Para mí, que no tengo por costumbre meter y sacar la ropa de invierno y de verano, este es el evento que marca el cambio de estación. Leer más acerca de Purgar

Muerde

Muerde

La misma fuerza que me dispara, me para. Lo mismo que me hierve dentro, me muerde. Lo he escuchado. Varias veces. El último disco de Sabina está lleno de trucos. Trucos malos de prestidigitador cansado, o perdido. Eso pienso, es sólo mi opinión, mi opinión de hoy. Tengo un cuaderno donde apunto la lista deLeer más sobre Muerde[…]

Mirar al Sol

Mirar al Sol

AGD5497 R wHoy es el día del eclipse. Yo lo he visto desde un parque a las afueras de la ciudad. No tenía gafas pero me las ha prestado una chica que no quería mirar todo el rato porque la radio había dicho que más de un minuto podía ser malo. Leer más acerca de Mirar al Sol

La contaminación

La contaminación

Son las 16h. Me asomo a la ventana y veo un cielo azul limpio, el famoso azul-madrid. Me regocijo con este cielo, supongo que por su culpa parte de mi retina es ya azul, parte de mi memoria azul también. A ti esto siempre te pareció una chorrada. Voy hasta Las Matas y, volviendo, veoLeer más sobre La contaminación[…]

El piano

El piano

BN1136 R w

Toco el piano flojito, eso ya lo sabía yo. Pero mi nueva profe está empeñada en que cambie, dice que es una mala costumbre. “Tienes que meter los dedos con fuerza, tienes que apoyarte en él, golpear las teclas”, dice con vehemencia. Pero es que, me da miedo hacerle daño, contesto. Leer más acerca de El piano

Con quién te despiertas

Con quién te despiertas

7

Ya lo sabes, cada noche elijo el disco con el que me voy a despertar al día siguiente.

Es un pequeño rito que llevo a cabo con parsimonia, zapatillas y los dientes limpios. Leer más acerca de Con quién te despiertas

La luna

La luna

Eran las 9. La luna estaba saliendo. Eran las 2. La luna estaba salida. Eran las 6 de la mañana, y la luna se estaba poniendo. Eran las 7. La luna estaba bastante puesta. ¿Qué es a7manos? La imagen es de Mariarchi Si te ha gustado este post…

Perfecta, con una pequeña mentira

Perfecta, con una pequeña mentira

  Es muy raro que yo encuentre en Desigual mi talla. Y me fastidia, porque me gustan algunas cosas que hacen. Pero a pesar de todo insisto. El 5 de febrero me compré una camisa preciosa. De rebajas, con una manga naranja y una azul. En estas tiendas hay dos modalidades: te puede tocar unaLeer más sobre Perfecta, con una pequeña mentira[…]

El punto F

El punto F

4cHay un punto en el que si te tocan te desmoronas.

Tú y todos tus compañeros, y yo yambién. Leer más acerca de El punto F

Teléfono

Teléfono

Marco tu número de téléfono. Contestas. —¿Diga? —Desde que me dijiste que no tenía posibilidades han pasado ¿15 días? Y en este tiempo no te he llamado ni te he puesto mensajes. No dices nada. —Casi no me he acordado. No está mal, digo yo. Pero hoy, ahora… recaigo. Está bien, me permito esta debilidadLeer más sobre Teléfono[…]

Señor

Señor

3En la cola de la caja del supermercado tengo delante a una viejecita que remolonea.

Está usando el viejo truco: ha mandado al viejecito a por unas “cosillas” que faltaban mientras ella se ha puesto a la cola. Leer más acerca de Señor

Cambiar de paisaje

Cambiar de paisaje

  1cSobre el piano la partitura de Y sin embargo te quiero de Quintero, León y Quiroga.

Papeles amontonados.

Desorden.

Cuando me vaya de aquí, voy a echar de menos ese muro de ladrillo amarillo, el pruno, ese trozo de cielo. Sólo unos pocos elementos tiene el cuadro que se ve al otro lado de la ventana enrejada. Desde aquí te escribo. Leer más acerca de Cambiar de paisaje

Adicciones I

Adicciones I

El agua muy muy fría. El melón. El olor que emana de los cuerpos dormidos, o de las zapatillas de deporte nuevas. Asomarse a la ventana en una noche de insomnio. Una carretera. Tocar para alguien, acariciar. Las ferreterías. El arroz con leche. ¿Qué es a7manos? La imagen es de Aris Wells Si te haLeer más sobre Adicciones I[…]

Viejo

Viejo

Viejo-3Yo soy bastante viejo para mi edad.

¿Nací ya viejo? No, estoy viejo últimamente.

Porque cosas de hace diez años se me antojan remotas. Me queda lejos cierta inocencia; esa candidez que nos hace mirar al futuro con confianza, con anhelos. Leer más acerca de Viejo

La comida de los aviones

La comida de los aviones

Tengo un amigo que siempre criticaba la comida de los aviones. “Es que es un verdadero asco”, decía. Él viajaba mucho porque trabajaba para una agencia de Naciones Unidas, algo de cooperación. Cuando quedábamos, yo siempre le preguntaba por sus viajes, porque me encanta viajar y me encantan los aviones. No sólo viajar en ellos,Leer más sobre La comida de los aviones[…]

Adolescencias I

Adolescencias I

Yo, de adolescente, probé el yoga. Probé también otras cosas. Tenía ardores, inestabilidad emocional, arrebatos de enamoramiento con la profesora de matemáticas -y la de física, y la de dibujo-. A ratos me sentía el sucesor de Michael Jordan -en bajito y pálido- y otras una zapatilla vieja -ni siquiera  una de Michael Jordan, unaLeer más sobre Adolescencias I[…]

Canciones II

Canciones II

Hay mañanas que me levanto con la indolencia de un chillout, así, medio newage. Luego va pasando el día y, si me toca rencoroso, me pongo tango, si no, me quedo balada italiana. Meloso. A medio día suelo estar ya pop de los ´80. Es al llegar la media tarde cuando o bien rock´n´roll deLeer más sobre Canciones II[…]

El secuestrador

El secuestrador

El Secuestrador2

—Papá, ayer vino al cole un señor de ésos que les gustan los niños de 8 años, un secuestrador. Iba disfrazado de fotógrafo, y llevaba un cuchillo en el bolsillo.

Cualquier padre se alarmaría al escuchar esto. Cualquier padre intentaría aparentar calma y seguir indagando.

—¿Tú viste el cuchillo?

—No, papá, ¿cómo iba a verlo si lo llevaba en el bolsillo? Pero era un cuchillo bien grande. Leer más acerca de El secuestrador

A %d blogueros les gusta esto: