Pintar

C0916 rwQuito las alcayatas y los tacos. Tapo los agujeros con Aguaplast. Cubro el suelo con un plástico muy ligero que venden y luego tengo que poner periódicos en los bordes. El periódico que más me gusta usar para este fin (y para encender la barbacoa) es el suplemento dominical de economía, porque sé que aunque tenga que agacharme a recoger algo y lea un titular no me voy a enganchar, y no corro ningún riesgo de que se me seque la pintura. Con los otros periódicos no estoy a salvo.

Pongo cinta adhesiva de papel en los marcos de las puertas.

Pienso que llevan más tiempo las tareas preliminares que el hecho en sí. Esto me lleva a establecer analogías entre el hacer del pintor y la repostería, las cadenas de fichas de dominó, la cola para obtener entradas para el concierto de U2 y la vida sexual. Más bien una parte de la vida sexual.

Claro, esto ocurre porque en realidad el tiempo es una convención. Una convención que resulta muy útil para los trenes y los autobuses de línea pero muy poco para las sensaciones. El tiempo es una mala herramienta para medir lo que duran las emociones. Las buenas y las menos buenas. Empiezo a sentir cierto vértigo y me aparto de esas disquisiciones como quien deja un porro en el cenicero después de darle unas caladas.

Contemplo lo bonita que me ha quedado la habitación incluso antes de dar un solo brochazo. Barajo la posibilidad de llamar a alguna revista de decoración para que hagan un reportaje, está muy industrial. La descarto porque no tengo la ropa adecuada para recibir a la estilista. Coloco en el centro el cubo de 20 kilos de pintura plástica blanco mate.

No tengo destornillador para abrir el bote.

Mierda, no tengo destornillador para quitar la put* tapa. (es una pena que tenga que poner el asterisco porque la secuencia de las dos palabras suena musical)

Son las 21h. Podría blasfemar en arameo durante unos minutos, que es lo que me pide el cuerpo. No lo hago. Simplemente interpreto la ausencia del destornillador en este momento de mi vida y en este lugar preciso como una señal divina.

Me visto con mi ropa de calle y bajo a tomar una caña. A ser posible con tapa.


¿Qué es a7manos? La imagen es de Luis Benolier


Si te ha gustado este post…

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Entradas que te pueden interesar:

4 comentarios sobre “Pintar

  1. Ya se sabe… el tiempo danza en pequeños saltos, diminutos. como copos que uno a uno cubren la sierra 🙂
    ¿Cuantos copos hacen falta para tomar una caña, cuantos para pintar una habitación? ¿Cuántos para amar sin prisa?
    Celebremos la grieta metafísica que culminó en caña (espero que haya sido con tapa) a cambio del destornillador!

  2. Ya sabemos que Te miro y no estás aquí es pintor (y eso que parecía fotógrafo), lo que no sabemos es el tamaño, quiero decir: brocha o pincel.

    Deberías echar una manita a la mano que toca, no parece tan hábil en esto de la pintura.

  3. Los preliminares pueden ser parecidos:
    Primero preparas la superficie…
    te preocupas de cada poro
    también hay quien usa el plástico
    lo haces de año en año
    puedes dar una segunda mano
    incluso quien recurre a profesionales paga por ello.

    Pero después no puedes ver día tras día lo bonito que te ha quedado.

    Eso sí, siempre nos queda el recuerdo .

  4. Pintar es como hacer el amor, las preliminares llenan más espacio que el acto en sí.

Comenta, me interesa lo que opinas