Ironías de la Vida

El Blog de Rivilla

Órganos

Órganos

Me duele una anatomía incierta, rara. No me la ubico. Y por eso estoy tentado algunos días de decir que no me duele. Pero me duele. ¡Vaya si me duele! Dentro del amplificador que forman mis costillas… entre el bazo y el brazo… este otro costado… No sé bien. Miro hacia atrás y se meLeer más sobre Órganos[…]

Todos los grises

Todos los grises

Camino por Reikiavik con la cámara, la libreta, los ojos de niño ingenuo que se asombra por todo. Alguna vez he viajado con otros ojos y a la vuelta tenía la sensación de que había perdido el tiempo y el dinero, echar en el equipaje ojos de adulto es tontería. Esta ciudad es un museo erigido alLeer más sobre Todos los grises[…]

La Casa Abandonada

La Casa Abandonada

No hay nada que me resulte más evocador que una casa abandonada. Como esta, en medio de la nada islandesa. De repente me asaltan las mil y una historias que nunca sucedieron en ese lugar. Las trifulcas, las pasiones, las soledades y las alegrías que ocurrieron entre esas cuatro paredes. Todos los veranos que seLeer más sobre La Casa Abandonada[…]

Ola de pan ahora

Ola de pan ahora

Si puedo elegir, llámame ola. Ni río, ni estanque, ni grifo, ni mar, prefiero ola. Si puedo elegir, llámame pan. Ni costilla, ni fresas, ni azúcar, ni sal, prefiero pan. Si puedo elegir, llámame ahora. Ni ayer, ni mañana, ni pronto, ni después, prefiero ahora. Publicado en a2manos 09/08/2007

Fondo de Armario: Carlos Gardel

Fondo de Armario: Carlos Gardel

  Según cogía la desviación de la eme cuarenta hacia la avenida de la Ilustración pensaba en el querer. Era porque sonaba en mi coche un disco de tangos. O no sé por qué era. En cualquier caso no está bien pensar en el querer tan temprano. Hace tiempo que doy vueltas a lo siguiente:Leer más sobre Fondo de Armario: Carlos Gardel[…]

Hormigas

Hormigas

Uno de esos de ahí abajo podría ser el hombre más poderoso del mundo, o el hombre más mezquino, o la mujer más inteligente, o la más suspicaz. Da igual, no tienen halo, ni nada especial que los señale, son hormigas. Insignificancias ensimismadas en sus realidades mundanas. Leer más acerca de Hormigas

Besar, del latín basiare

Besar, del latín basiare

piedras besándose

—Si yo fuera , me besaría.

—Siempre te han puesto sensible los atardeceres.

¿Cuál es el número mínimo de notas que hay que cantar para que se considere canción? Leer más acerca de Besar, del latín basiare

James Rhodes – Instrumental

James Rhodes – Instrumental

Acabo de terminar este libro desgarrador y curativo. Instrumental de james Rhodes cuenta la historia de un pianista.

Desgarrador porque habla de abusos infantiles, enfermedad mental y sobre todo porque lo hace en primera persona. Curativo porque habla de música, de música clásica y en concreto de música clásica de piano, y habla de cómo la música (y más cosas) le salvó. Leer más acerca de James Rhodes – Instrumental

Los posos de la tarta de chocolate

Los posos de la tarta de chocolate

  Es tontería esforzarse en leer los posos del café cuando se pueden leer los posos de la tarta de chocolate, que hablan de forma más elocuente sobre la persona.

La calle de la Alegría

La calle de la Alegría

Qué manía con ponerle a las calles nombres de generales, de batallas o de episodios nacionales.

¿Acaso no ven que se pasan de moda? Leer más acerca de La calle de la Alegría

Tú mismo

Tú mismo

Está bien buscar el mejor restaurante, el más de moda. Dedicarle un tiempo a elegir los platos, el vino, el maridaje pero, siento decepcionarte: las cenas más memorables ocurrirán con algo improvisado, sentados en el suelo, el ingrediente principal serán las risas y esas no vienen en ningún menú Leer más acerca de Tú mismo

El candelabro

El candelabro

Hoy se me ha roto un candelabro de cristal. Estaba limpiándole la cera por el método de sumergirlo en agua hirviendo y al sacarlo no ha resistido el cambio de temperatura y se ha hecho añicos. Me he quedado un poco patidifuso, no me lo esperaba. Cosas de la Física, supongo. Leer más acerca de El candelabro

¿Por qué Dios puede permitirselo?

¿Por qué Dios puede permitirselo?

Cada tarde, a la hora de la cruenta batalla entre el día y la noche, me regala Dios un nuevo capítulo de esta serie increible. Un episodio distinto, emocionante, hermoso. Leer más acerca de ¿Por qué Dios puede permitirselo?

Cuando me pongo trascendental…

Cuando me pongo trascendental…

…la cago.

Lo tengo más que comprobado. Leer más acerca de Cuando me pongo trascendental…

Tarima flotante

Tarima flotante

La vida es como la tarima flotante. En colocar cierta pieza pequeña, por ejemplo una esquina, tardas un montón: tienes que medir, cortar, presentar, volver a cortar porque no tuviste en cuenta esto o lo otro… Y en cambio algunas piezas grandes entran a la primera, sin esfuerzo. Lo primero que se te ocurre esLeer más sobre Tarima flotante[…]

Música de Mierda

Música de Mierda

Me lo acabo de terminar. Tengo que reconocer que lo elegí por el título. Sí, ¿qué pasa? a veces elijo sólo por el título. Que viniese de Blackie Books y el prólogo fuera de Nick Hornby (Alta Fidelidad) también ayudaba. Carl Wilson, el autor, es crítico musical. Crítico musical de pop. Y esta obra pareceLeer más sobre Música de Mierda[…]

Violencia en la Cabalgata

Violencia en la Cabalgata

Sí, ya sé que en el post anterior me mostraba reacio, poco empático con los fastos navideños, pero en el último momento he decidido asistir a la cabalgata.

Con renovado fervor. Yo si me pongo, me pongo.

Leer más acerca de Violencia en la Cabalgata

Espíritu Navideño

Espíritu Navideño

santa

Empiezo las Navidades con mayúsculas, con ilusión. Pero las termino exhausto, hecho un guiñapo. Llego al día de Reyes arrastrándome. Acabo las navidades con minúsculas, snif.

Leer más acerca de Espíritu Navideño

La última lavadora del año

La última lavadora del año

Es la última mañana del año y por primera siento la necesidad de llamar a esos amigos que no veo a menudo, y comprobar que siguen vivos. Esto no me pasaba cuando tenía 20. Esa debe ser la penúltima constatación de que me estoy haciendo viejo. Por un lado soy consciente de que al cumplirLeer más sobre La última lavadora del año[…]

Hola, tengo 11 años y me gusta el colegio. Perdón.

Hola, tengo 11 años y me gusta el colegio. Perdón.

escuela

Lo primero que tiene que quedar claro es que a mí, oficialmente, no me gusta el colegio.

Cada mañana le pido a mi madre que me permita no ir.

Ella, como es de esperar, se niega.

Superada este breve y necesario trámite, me visto y desayuno, tan ricamente. Porque a mí me gusta ir al colegio. Ya, ya sé que está feo decirlo. Leer más acerca de Hola, tengo 11 años y me gusta el colegio. Perdón.

A %d blogueros les gusta esto: