Escepticismo

escepticismoEn esta época no encuentro la inocencia.

Estoy como resabiado, resentido. A ratos.

Será cosa de la desilusión.

El caso es que pienso que si se me apareciera ahora mismo Michelle Pfeifer —la del póster de mi habitación, la de hace veinte años— con su helicóptero, vestida sólo con un picardías —picardías y botas de montar en helicóptero, claro— y me dijera: “Eres el hombre de mi vida, estoy locamente enamorada de ti, de cada uno de tus huesos y de lo que los recubre, llámalo piel si quieres. Y me quito la vida si no te vienes conmigo a mi rancho de tresmil hectáreas o más donde los bocadillos de mortadela son siempre de paté de oca y en la bañera hay tres grifos: frío, caliente y champán.”.

La miraría de soslayo y diría para mí: “Ya, el viejo truco del rancho”.

No encuentro la inocencia,
y estoy seguro de que la había dejado por aquí..


¿Qué es a7manos? La imagen es de María Abalo


Si te ha gustado este post…

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Entradas que te pueden interesar:

4 comentarios sobre “Escepticismo

  1. La mano que toca habla como yo lo haría. ¿La pérdida de la inocencia tiene más que ver con la edad o con lo experimentado?

Comenta, me interesa lo que opinas