TIP METROHUERTO 04: EL BETABEL 02

betabelPocos tubérculos aúnan en sí mismos estas dos cualidades. La primera: pertenecer a una familia de nombre inextricable, chenopodio… chenopodioi… chenopodioide… chenopodiodeae… ¡¡demonios, como se llame!!.

La segunda: haber pasado a la historia como una de las grandes victorias de Napoleón

¿Cómo se come esto? ¿La remolacha una de las grandes victorias de Napoleón? Sí, junto a la batalla de Austerlitz, la batalla de la remolacha.

Corría 1810 y el comandante Nelson tenía bloqueados los puertos franceses. Ese bloqueo impedía que llegaran a Francia los barcos cargados con el azúcar de caña del Caribe. Y sin azúcar las patisseries francesas estaban desesperadas, las boulangeries al borde del abismo. La carestía de croisants, crepes y souflés minaba la moral de los franceses.

Así que Napoleón ordenó a los científicos del imperio que se pusieran a investigar 24 horas 7 días a la semana para obtener azúcar en el propio pais sin tener que depender de las importaciones. Los científicos franceses se pusieron manos a la remolacha.

Y así fue que el 1811 le ofrecieron a Napoleón el dulce resultado de sus desvelos: dos barras de azúcar obtenido de esta chenopodio… chenopodioi… chenopodioide… chenopodiodeae… ¡¡demonios, como se llame!!. Napoleón se entusiasmó de tal manera que mandó sembrar 35.000 hectáreas y construir fábricas a troche y moche, así se las gastaba el corso. Y así consiguió ganarle a Nelson la batalla de los Betabeles, sin duda una de las victorias más dulces del emperador.

No es probable que los marinos ingleses bloqueen en los próximos meses los accesos a su supermercado habitual, pero si usted quiere tener las espaldas bien cubiertas, plante unos betabeles en su MetroHuerto, y podrá, además, prepararse unas ensaladas estupendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.