Ironías de la Vida

El Blog de Rivilla

¿Vas o vuelves?

¿Vas o vuelves?

Me encontré con este hombre en Reykjavik. Le pregunté si volvía a casa o iba a trabajar. Pero no entendí lo que me dijo, parecía aturdido. Demasiado Facebook, quizá. O demasiado invierno.  El buen arte no es tanto aquel que nos hace sonreir, eso sería el buen entretenimiento, como aquel que se contagia. El arteLeer más sobre ¿Vas o vuelves?[…]

Órganos

Órganos

Me duele una anatomía incierta, rara. No me la ubico. Y por eso estoy tentado algunos días de decir que no me duele. Pero me duele. ¡Vaya si me duele! Dentro del amplificador que forman mis costillas… entre el bazo y el brazo… este otro costado… No sé bien. Miro hacia atrás y se meLeer más sobre Órganos[…]

Todos los grises

Todos los grises

Camino por Reikiavik con la cámara, la libreta, los ojos de niño ingenuo que se asombra por todo. Alguna vez he viajado con otros ojos y a la vuelta tenía la sensación de que había perdido el tiempo y el dinero, echar en el equipaje ojos de adulto es tontería. Esta ciudad es un museo erigido alLeer más sobre Todos los grises[…]

La Casa Abandonada

La Casa Abandonada

No hay nada que me resulte más evocador que una casa abandonada. Como esta, en medio de la nada islandesa. De repente me asaltan las mil y una historias que nunca sucedieron en ese lugar. Las trifulcas, las pasiones, las soledades y las alegrías que ocurrieron entre esas cuatro paredes. Todos los veranos que seLeer más sobre La Casa Abandonada[…]

A %d blogueros les gusta esto: