Sin avisar

Llega sin avisar.
La casa está desordenada. Huele a trinchera, a animal. La ropa sucia y la ropa limpia amontonadas.
“Si yo fuera tú, me querría”. Se lo digo por si cuela.
“Déjanos tu nombre y tu teléfono, ya te llamaremos“, contesta.

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Sin avisar

  1. Las casas donde se vive, donde hay vida; son así. Lo otro son escaparates. Para MON MAISON, prensa del páncreas o similares.

    Una vez me tenía que visitar una “comisaria” de exposiciones para ver mi trabajo fotográfico, una “buen amigo” me dijo, -“no te preocupes no hagas la cama hace mas artista y cítala por la mañana así parece que no trabajas”.

Comenta, me interesa lo que opinas