Sin avisar

Llega sin avisar.
La casa está desordenada. Huele a trinchera, a animal. La ropa sucia y la ropa limpia amontonadas.
«Si yo fuera tú, me querría». Se lo digo por si cuela.
«Déjanos tu nombre y tu teléfono, ya te llamaremos«, contesta.

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Sin avisar

  1. Las casas donde se vive, donde hay vida; son así. Lo otro son escaparates. Para MON MAISON, prensa del páncreas o similares.

    Una vez me tenía que visitar una “comisaria” de exposiciones para ver mi trabajo fotográfico, una “buen amigo” me dijo, -“no te preocupes no hagas la cama hace mas artista y cítala por la mañana así parece que no trabajas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.