Polonio-210

He visitado el bar de los espías. En Piccadilly. Está cerrado. Un cartel dice: «Este sitio se ha hecho famoso gracias al espionaje internacional». Te mandan a otro local de la cadena, en el 313 de Regent Street. He ido, he entrado y he pedido polonio-210.
-No hay, pero tiene aquéllo…, me ha dicho una chica sin mirarme a la cara.
Me he acercado al frigorífico y he comprado una cajita de otro veneno mortal: Omega-3 salmon supreme.

1 comentario sobre “Polonio-210

  1. Yo cuando salgo de copas y me toca conducir, siempre pido Polonio-210 porque es una bebida energética sin alcohol y está de muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.