Polonio-210

He visitado el bar de los espías. En Piccadilly. Está cerrado. Un cartel dice: “Este sitio se ha hecho famoso gracias al espionaje internacional”. Te mandan a otro local de la cadena, en el 313 de Regent Street. He ido, he entrado y he pedido polonio-210.
-No hay, pero tiene aquéllo…, me ha dicho una chica sin mirarme a la cara.
Me he acercado al frigorífico y he comprado una cajita de otro veneno mortal: Omega-3 salmon supreme.

1 comentario sobre “Polonio-210

  1. Yo cuando salgo de copas y me toca conducir, siempre pido Polonio-210 porque es una bebida energética sin alcohol y está de muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *