Londres, ¡qué ciudad! (2)

Voy a comprar los periódicos al quiosco de siempre. Cuando me ven, dicen hola y hacen un gesto que yo quiero que sea una sonrisa, pero, claro, son ingleses y en el kit de los sentimientos eso no lo incluyen. «Hola, ¿quería saber si os puedo pagar los periódicos una vez al mes? ¡Como vengo todos los días y me llevo cuatro o cinco y necesito una factura, entonces…». El tipo me mira y me dice: «No, ¿qué quiere?». Cojo lo de siempre, le pago y me voy.

Por la tarde bajo a la peluquería. Tengo el pelo un poco largo. «Quería cortarme el pelo». Es lo normal en una peluquería. Me miran y me dicen: «Hoy estamos hasta arriba». Miro, hay una chica y cinco asientos vacíos, tres peluqueros. Me miran otra vez. «Uf, hasta arriba«. Me toman el nombre, el teléfono, me dan cita para mañana y me despiden con una sonrisa. Vuelvo a mirar incrédulo: cinco asientos vacíos, tres peluqueros.

2 comentarios sobre “Londres, ¡qué ciudad! (2)

  1. metis; «con un mercedes forrado de billetes»? hay de esos en tu isla?

    mano; Seguro que llevabas el pelo largo?

  2. pues si te contara yo de los ingleses… hasta ARRIBA estoy yo de ellos!! y es que son… vamos que no quiero verlos ni aunque vinieran a pedirme matrimonio con un mercedes forrado de billetes de 100 libras!

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.