Espíritu Navideño

santa

Empiezo las Navidades con mayúsculas, con ilusión. Pero las termino exhausto, hecho un guiñapo. Llego al día de Reyes arrastrándome. Acabo las navidades con minúsculas, snif.

El espíritu navideño, flamante y orondo el día 24, se me marchita y con el paso de los días muta en demonio navideño. Cuando llega el día 5 de enero ya no puedo más. Empiezan a rondarme por la cabeza ideas sanguinarias como pinchar las ruedas de los remolques de la cabalgata, robar las escaleras a los padres abnegados que las cargan para que sus hijos puedan subirse a mirar, descolgar de la fachada del ayuntamiento una pancarta gigante que diga ¡¡LOS REYES SON LOS PADRES, CAPULLOS!!

Que los pajes de las cabalgatas tiran los caramelos a dar es un hecho bien documentado. ¿Cómo no van a tirar los caramelos a mala leche si muchos de ellos han hecho turnos de 12 horas de Papá Noel, San José o Reno a la puerta de Carrefour? ¿Te puedes imaginar cuánta caspa han compartido en los dichosos gorritos esas criaturas? ¿Cuántos tirones de la barba postiza de críos no tan inocentes, cuánto selfie, cuánta sonrisa…? Cómo no van a vengarse el día 5 lanzando con rabia los caramelos. 

Las Navidades no serían tan devastadoras en el plano emocional sin los mensajes de las marcas comerciales.

—¡¡Iberdrola, por caridad, no me desees más felicidad, róbame menos!!

Las marcas comerciales echan el resto estos días y yo, que soy muy sensible a los mensajes de paz y amor acabo poniéndome neurótico. Es muy duro ver a tantos lobos vestidos de cordero.

—¡¡Vodafone, no me enciendas más arbolitos navideños, bájame la cuota!! 

La mirra ¿qué demonios es la mirra? Una metáfora del regalo inútil.

—¡¡¡Otro anuncio de colonia!!!

Me estoy terminando la botella de vino del aperitivo, así a lo tonto, entre turrón y mazapán, que a estas alturas ya están un poco rancios. Mientras espero que llegue la hora aciaga de otra comida en familia, que sea lo que Dios quiera.

—Me va a doler, doctor.

—Pues sí, no le voy a engañar, pero es sólo una vez al año
.

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Espíritu Navideño

  1. Siempre es un placer leerte. Ya me había olvidado de tu prosa desde armamos. Abrazo . Manuel

Comenta, me interesa lo que opinas