Lágrimas de adioses

Hay días en la vida que se graban a fuego. Uno acumula fechas en la cabeza y cuando, cada año, como en una cinta ‘sinfín’, se acercan otra vez, algo se activa en nuestra boca y empezamos a segregar saliva. A veces de ira, otras de alegría. ¡Yo qué sé! No esperéis grandes cosas de mi hoy. He dormido dos horas y un poquito.

8/6/2006. Ahí se queda. Una noche de abrazos, lágrimas y besos. Besos salados y húmedos de lágrimas tristes. Abrazos de no me sueltes y no me dejes marchar. Las cosas son así. (Vaya mierda de frase resignada). El domingo cojo un avión rumbo a Londres. Cojo el avión del adiós o del hasta luego. Del vuelvo dentro de un poco o de un mucho. Eso es decisión mía, pero últimamente no acierto en mis decisiones. Eso trae consecuencias: hago daño. Y pido perdón. A ella, sobre todo a ella.

No, no me voy a flagelar. Una de las personas que ayer me rodeó con sus brazos me dijo al oído: “La gente que está aquí está porque te quiere”. Fue más o menos así, ¿verdad Jaime? Luego se lo conté a otra persona -siempre entre lágrimas- y me respondió: “¿Acaso te sorprende?” Míré y asimilé. Últimamente me pasa mucho: asimilo la realidad. ¡Qué básico, pero qué difícil!

Gracias Cris, Pepe, Charo, Nico, Amaya, Canija, Isa, Olalla, Mel, Óscar, Jaime, Javier, Germán, Sole, Bea, Bárbara, Marisa, Vero, Ana, María, Raquel, Nieves, Pablo… Fue una noche inolvidable. Habrá más, ¿prometido?

Entradas que te pueden interesar:

5 comentarios sobre “Lágrimas de adioses

  1. Ummmmmmmmmmmmm Lavapies, cuantos recuerdos yo naci alli, todavia recuerdo mis andanzas infantiles por aquellas calles, que pena que la vida me haya llevado a otro lugar.
    Tote

  2. Another turning point, a fork stuck in the road / Time grabs you by the wrist, directs you where to go…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *