Hola, soy la cultura y no quiero que me gestionen

¿Gestión cultural?

Hola, soy la cultura y no quiero que me gestionen.

¿Industria cultural?

Hola, soy la cultura y no quiero que me industrialicen.

Si en los tiempos de Mozart, Cervantes, Van Gogh o Sófocles no se necesitaron gestores culturales. Ni representantes, programadores, ministros de cultura, comisarios de exposiciones, ni políticas culturales, hoy tampoco.

—No, si estamos aquí para defender a los artistas —dijo el gestor cultural.

—Todos los proxenetas del mundo tenéis el mismo discurso.

— …para construir públicos.

—¿Cómorrrr? Los públicos son como la energía, ni se crean, ni se destruyen. Estaban ahí al principio. Un artista y un público, desde las cavernas. Vosotros llegasteis después.

—Para mejorar las condiciones de los artistas, para difundir vuestra obra…

—Mira, aquí tienes mi mejor sonrisa de escepticismo.

Soy la cultura, no me gestionen, no me industrialicen, no me salven, no me regulen, no me subvencionen. no me promuevan, no me utilicen, ¡¡no me metan en los teléfonos móviles que me asfixio!!

Soy la cultura, no les pertenezco, ni a ustedes ni a nadie, ni siquiera a los artistas, así que déjenme en paz.

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Hola, soy la cultura y no quiero que me gestionen

  1. Ya me parecía raro a mí, tanta historia alrededor de la cultura… Me hace pensar en todo el marketing que se está creando alrededor de lo que es natural, genuino, casero, versus lo industrial y lo masivo supongo. ¿Desde cuando lo natural necesita marketing? Hay algo ahí que falta de autenticidad… ¿Será porque estamos ya tan perdidos en la vorágine de la sociedad actual que buscamos desesperadamente cualquier cosa que nos acerque a la ilusión de volver a casa, al hogar?

Comenta, me interesa lo que opinas