Estrellas fugaces

Hay 2 tipos de personas: los que piden deseos a las estrellas fugaces y los que no.

Yo pertenezco al primer tipo.

Entre los deseos que les pido también los hay de 2 clases:

los que me conceden en el plazo de un mes,

y los que tardan más.

En una ocasión le pedí a una estrella fugaz una sartén antiadherente de tamaño pequeño, para hacer huevos fritos, y al cabo de dos días la tenía.

Otra vez le pedí a una estrella fugaz la paz mundial. Está en ello.

No soy un ingenuo, es mucho más difícil conseguir la paz que una sartén

Incluso para una estrella fugaz.

Nota: Este año esperaré a las Perseidas cantando, será la primera vez. Ya os contaré qué tal me va.

Entradas que te pueden interesar:

Comenta, me interesa lo que opinas