Estrellas fugaces

Hay 2 tipos de personas: los que piden deseos a las estrellas fugaces y los que no.

Yo pertenezco al primer tipo.

Entre los deseos que les pido también los hay de 2 clases:

los que me conceden en el plazo de un mes,

y los que tardan más.

En una ocasión le pedí a una estrella fugaz una sartén antiadherente de tamaño pequeño, para hacer huevos fritos, y al cabo de dos días la tenía.

Otra vez le pedí a una estrella fugaz la paz mundial. Está en ello.

No soy un ingenuo, es mucho más difícil conseguir la paz que una sartén

Incluso para una estrella fugaz.

Nota: Este año esperaré a las Perseidas cantando, será la primera vez. Ya os contaré qué tal me va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *