El avión

Me subí al avión. De los primeros. Me senté en mi fila, la 20, y desde allí vi pasar a casi todos los demás pasajeros.

En el caso de que el avión se estrellara en una cumbre recóndita y algunos sobreviviéramos, en el caso de que tardaran en encontrarnos… ¿a quién me comería primero?

Esto pasa porque el avión debía haber salido a las 2 y son las 5. Y sin probar bocado.

Me pido muslo. De esa morena que lleva una bolsa de Camper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *