Ironías de la Vida

El Blog de Rivilla

El mapa del tesoro

El mapa del tesoro

En una de las paredes del acantilado que da a la playa de la Mexota, con los pies metidos en la arena y la emoción erizándome los pelos, encuentro este mapa. Las cartografías que te salen en el móvil te pueden llevar a la casa de un amigo o a una gasolinera, pero una cartografía tallada en las paredes desnudas de una playa, con cientos de años de antiguedad, sólo puede ser un mapa del tesoro. Leer más acerca de El mapa del tesoro

Todos los grises

Todos los grises

Camino por Reikiavik con la cámara, la libreta, los ojos de niño ingenuo que se asombra por todo. Alguna vez he viajado con otros ojos y a la vuelta tenía la sensación de que había perdido el tiempo y el dinero, echar en el equipaje ojos de adulto es tontería. Esta ciudad es un museo erigido alLeer más sobre Todos los grises[…]

Las montañas

Las montañas

Sí, vale, así veo yo las montañas, pero cómo me ven ellas a mí. ¿Soy quizá menos azul cuando me alejo? ¿Me ondulo sinuoso dentro de una premeditada horizontalidad? ¿Y si no me ven? ¿Y si, como pasa con los chinos, para ellas somos todos iguales? No sé si lo podría soportar. Y en eseLeer más sobre Las montañas[…]

Un golpe en la cabeza

Un golpe en la cabeza


Veo esta imagen y me emociona.

Por su sencillez, por su capacidad evocadora. Leer más acerca de Un golpe en la cabeza

Postales desde mi casa 04

Postales desde mi casa 04

Mi casa tiene las ventanas grandes. Si la comparo con otras casas. Porque si la comparo con el espacio exterior… las ventanas de mi casa son pequeñas. Todas las ventanas, por muy grandes que sean, siempre resultan pequeñas cuando las comparas con el espacio exterior. Pasa algo parecido con los versos, siempre son más pequeñosLeer más sobre Postales desde mi casa 04[…]

Postales desde mi casa 05

Postales desde mi casa 05

Un día decidí salir del blanco y negro en que transcurría mi existencia –he dicho blanco y negro, no gris, mi existencia nunca abundó en el gris– y resultó barato y sencillo. Combiné cuatro colores chillones en las cortinas y la luz que entró tiñó enseguida los blancos. Los negros, por propia convicción, se quedaronLeer más sobre Postales desde mi casa 05[…]

Postales desde mi casa 03

Postales desde mi casa 03

  No me gustan las paredes lisas y perfectas. Me dan mucha impresión. No me molestan las rugosidades, las asimetrías, o los desconchones, al revés: tardo muy poco en encontrarles un sentido, un espacio en mí. Al fondo a la derecha hay sitio y cervezas frías. Y se quedan. Las pinturas impolutas me sobrecogen, me hacenLeer más sobre Postales desde mi casa 03[…]

Postales desde mi casa 02

Postales desde mi casa 02

Hay a la entrada de mi casa, justo encima de la puerta, un reloj. Bueno, en realidad es la salida de mi casa. Parecido a los que colgaban de los vestíbulos de los apeaderos de la Renfe. Porque mi casa siempre ha tenido algo de estación. Por el trasiego de gente, y porque ha sidoLeer más sobre Postales desde mi casa 02[…]

Postales desde mi casa 01

Postales desde mi casa 01

Yo de pequeño era hiperactivo. Eso lo sé ahora, pero en su día no se me diagnosticó apropiadamente y he crecido convencido de que yo era in so por ta ble. Hace algún tiempo busqué en internet mi enfermedad, grupos de autoayuda, de autodefensa, de autoilusión, vídeos en YouTube, y demás información sobre el temaLeer más sobre Postales desde mi casa 01[…]

Postales desde mi casa

Postales desde mi casa

Viajamos, recorremos el mundo con nuestras cámaras digitales, sorprendiéndonos con los grandes monumentos y con los rincones irrelevantes. Diferente. Todo es diferente. Por eso lo fotografiamos. Por eso queremos guardarlo y (a veces en sesiones de una duración cruel) enseñarlo a nuestros amigos incautos. Me propongo hacer una expedición a mi propia casa. Y compartirLeer más sobre Postales desde mi casa[…]

Brujuleando 01. Nueva York

Brujuleando 01. Nueva York

Adoro esta ciudad. Nueva York. Mi Nueva York está hecha de los sedimentos de la literatura, del cine… de imágenes. Como la de tantos otros. Pero tuve ocasión de pasar por allí (un año antes del atentado de las Torres Gemelas) y le puse olores, temperaturas y sabores.Y la escribí cada noche de los diezLeer más sobre Brujuleando 01. Nueva York[…]

A %d blogueros les gusta esto: