A Foggy Day

Esta mañana me he despertado a las 9,45h. Muy tarde si lo comparo con las últimas semanas. Tengo los sueños y las vigilias bastante desordenados pero esto se va a arreglar en cuanto llegue el bichito.

Ha sido un día con niebla en Londres lo que me ha despertado, A Foggy Day, en una versión de Louis Armstrong y Ella Fitzgerald. Se han metido en la cama los 2 y ya no había manera, yo veía que entre los 3 podíamos humdir el somier cuando no el suelo de la habitación. Así que me he levantado y me he ido a la ducha. Entraba por el ventanuco un chorro de sol madrileño, otro de agua madrileña me daba en la cara, pero yo pensaba en Londres y en nieblas.

En lo poco que se ve cuando la niebla nos rodea, en que las cosas bonitas dejan de existir cuando las tapa la niebla. En que desaparecen el cielo e incluso la tierra; se pierden las referencias. Cuál debe ser el truco para poder imaginar cielos azules cuando la niebla es espesa y parece que nos vence

¿Ventiladores?

¿Polvo de plata que provoque la condensación?

Con el ventilador la espantas, la empujas, la desplazas… Con las briznas de plata la licuas, la conviertes en lágrimas de niebla para que así pueda caer, resbalar y desaparecer por las alcantarillas.

He pensado también en Londres. Pensaréis que me cunde mucho una ducha. En sus edificios limpísimos, en el poderío de sus calles, en sus autobuses, sus bobies, sus tiendas de Burberry´s, sus pubs oscuros. Londres es la capital de un imperio, eso lo sabe de sobra Tony Blair y lo notan los turistas en cuanto se bajan del avión. Un ministro puede ir con bombín en bicicleta al parlamento y no pierde ni un ápice de majestuosidad y boato (la bici, eso sí, debe ser negra). Eso sólo pasa en Londres.

He pensado que si yo fuera reina me gustaría serlo de Inglaterra y de ningún otro país, si fuera jefe de estudios me gustaría serlo de Eton y si fuera aparcador de aviones me gustaría serlo en Heathrow.

Pero aunque fuera reina, jefe de estudios o aparcador tendría que llevarme de aquí ventilador y polvo de plata. Por la niebla.

12 comentarios sobre “A Foggy Day

  1. Aunque vamos de modernas y desapegadas, a las manos nos gusta mucho leer los comentarios. Sobre todo cuando son jugosos y precisos como los de este post. Me apunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *