Trascendencia


¿Para qué estamos aquí? ¿Alguien lo sabe?

He recorrido el Paseo del Prado esta mañana. Hacía sol y frío.

He encontrado fuentes maravillosas en las que nunca había reparado. Árboles magníficos, con un porte que emocionaba.

Ese chopo seguirá ahí mucho después de que yo me haya ido, probablemente vio caer bombas en Madrid. Yo no.

La piedra, el agua y el árbol son más discretos, se dan menos importancia que nosotros.

¿Por qué, con lo poquita cosa que somos, albergamos ese sentimiento de trascendencia?

Digo esto porque a las 9 y media se me ha cruzado una llamada telefónica aviesa, una frase amenazaba con estropearme la mañana. Por eso me he ido al Paseo de Prado. A sentir el sol y el frío. A desear ser agua, o piedra o árbol. Y que me resbalen las pequeñas contrariedades cotidianas.



Lo he conseguido más o menos.

1 comentario sobre “Trascendencia

  1. ¿No es un poco contradictorio sentir el sol y el frío siendo piedra?

    Pero sí, tienes razón: ojalá pudiéramos ser duros como piedras, fuertes como los árboles, sutiles y frescos como el agua.

    Y cuando quieras te cuento para qué estamos aquí… más o menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.