Coherencia

Desde pequeño mi padre me insistió en que debía ser coherente. Que si elegía hacer algo, tenía que hacerlo bien, y acabarlo. Que si tomaba un camino tenía que seguirlo hasta sus últimas consecuencias. Él era recto y constante.

A mis treintaymuchos miro hacia atrás y pienso que sí.

Porque aunque nos resistamos, acabamos interiorizando los discursos y los ejemplos de nuestros padres. Es verdad, también, y de alguna manera, que los adaptamos a los tiempos y a las circunstancias. Se podría decir que los revisamos y los corregimos, como se hace con los diccionarios.

Después de un examen de conciencia riguroso, llego a la conclusión de que yo siempre he sido consecuente con mis dudas, siempre he sido fiel a mis contradicciones. Y mi manera escrupulosa de sopesar todas las posibilidades antes de tomar una decisión, ha hecho que tomara pocas y las revisara al menor signo de error, y volviera al principio, a reiniciar el proceso, si detectaba algún vicio en el contenido o la forma.

Soy coherente con mi naturaleza errante. Justo como mi padre quería.

5 comentarios sobre “Coherencia

  1. ¡¡Qué tiempos aquéllos en los que había que adivinar quién era quién!!

    …Y aquella fiesta…

    ¿Verdad Cenicienta?

  2. Manolondinensa y Manomadrileña os tengo controlados,soy un anónimo fiel.

  3. Pues es que este cuerpo es raro. Y una de las manos tiene treintaymuchos y la otra cuarentaypocos.

    ¿Es que todavia hay que explicar que aquí hay una mano que toca y otra que escribe, una calva y la otra canosa, una flquita y la otra gordita…?

    ¿O es que eres nuevo Usuario anónimo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.