Postal

Todo era propicio.
Cerca el mar,
lejos el pueblo,
cerca el cerco
de dos soledades que se desmoronan,
se oyó el tintineo
de un campanario,
después de excitante silencio
nos dejamos de risas y miradas.
¡Y nos pusimos a pecar como ángeles!

G. Fuertes

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Postal

Comenta, me interesa lo que opinas