Trajo

Trajo perejil y una poesía.
Un brillo de vodka en la mirada.
Tan temprano.
Una urgencia:
ponme un café ahora mismo.
O dos.
Le dio de fumar al cenicero.
Y a mí de beber, de sus labios.
P.W.

Lo he encontrado en una antología poética de un autor americano casi desconocido: Pendleton Wire. Lo recomiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.