La parte menos mística

huertaEn la huerta.

Tú plantas cosas, y crecen.

Suena asombroso pero es así, te lo juro.

Te va mejor si le añades conocimiento, o en su defecto, cariño.

Pero aunque seas un ignorante y un descuidado, aunque eches el agua al tuntún, el sol y ellas mismas obrarán el milagro.

No todo es prodigio: puede que tus hortalizas sean tan sabrosas que todos los bichos del mundo se congreguen a devorarlas. Tranquilo, que no cunda el pánico. Los pulgones y las hormigas son criaturas como nosotros ¿no? Piensa que te estarán, a su manera poco elocuente, eternamente agradecidos por las ofrendas. La prueba es que al año que viene volverán con albricias, y se traerán algunos amigos, no hay que alterarse, hay para todos.

Agua y sol y estiércol, y la clorofila hará el resto.

Tienes que reconocerme que es alucinante, un auténtico prodigio.

A veces, rodeado de estas maravillas se me exalta el ánimo, me chisporrotea el corazón de dicha, y estoy tentado de hundir mis rodillas desnudas en la tierra y elevar un canto de agradecimiento a la Madre Naturaleza. A veces el éxtasis por tanta belleza fulgurante me hacen levitar, tener orgasmos, ascender a la gloria… casi. Son la criminal azada y su primo el dolor de riñones los que me sujetan los pies en la tierra.

Por eso he llegado a la conclusión de que las lumbares, sobre todo la L4 y la L5 son la parte menos místca de mi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.