La incertidumbre

La incertidumbre y yo nos llevamos bien.

Nos respetamos, nunca nos hacemos daño.

Yo no intento aniquilarla y ella no me vuelve loco.

Pero hay dias que se pone a girar en torno a mi,
como un remolino.
Hay dias en que hasta dormido me da empujones y collejas.

Y me levanto despistado,
descolocado,
descolorido
y miro al cielo de Madrid buscando compasión,
pidiendo una microscopica certeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.