Esperanza Aguirre (I)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no llega a fin de mes. Lo ha dicho en su biografía autorizada. Un libro revisado por sus colaboradores, a los que les debió parecer la mar de ingenioso que su jefa -¡pelotas!- dijera semejante lindeza cuando se mete en la buchaca 100.000 euros todos los años.

Para ella solita, claro, porque no hay que olvidar que a diario la marquesa come a costa de todos los madrileños -en su lujoso salón de la Puerta del Sol o en restaurantes de a 60 euros o más el cubierto, donde acuden babosos periodistas-, se mueve en coche oficial y si se le antoja un canapé pues se lo sirven con la excusa de amenizar cualquier acto.

Es lógico. Lo hacen todos los políticos de esa ciudad. Pero a ninguno se le ha oído decir ¡que no llega a fin de mes! Me imagino a la señora en bata y rulos cargando las bolsas del caprabo con los puerros colocados en perfecta armonía junto al cartón de Don Simón. La veo revolviendo en los saldillos de Sepu y zurciendo los tomates de sus dos pares de calcetines. La escucho diciéndole a los críos: «Pa’Reshes sha sabéi, una cosita de na’ que hay que apretarse el cinturón«.

A mi me da pena. Y buscando cómo ayudarla, encuentro esta joya de la interné: 1euro para espe. Pasad, mirad y llorad (de risa).

Entradas que te pueden interesar:

1 comentario sobre “Esperanza Aguirre (I)

  1. Una cosa eso de la «buchaca» -butxaca- es catalán, no? ¿Por ahí habláis en catalán, -aparte de en la intimidad- cuando se habla de PELAS, digo de euros?
    O es una especie de «panocho» madrileño.
    Me ha parecido curioso.
    Voy a ver lo de Espe que no debe tener desperdicio, si es que estáis como queréis hasta circo gratis. Bueno casi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.