Todos los abrazos
habían sido de tinta,
todos los besos
húmedos de tinta.
Todos los encuentros
líneas que se cruzan.
Todos los tequieros
fueron de papel.

Todos los silencios
páginas en blanco.
Todos los esfuerzos
subrayar en rojo.
Todos los errores
se arreglan tachando
Y si me arrepiento
vuelvo a comenzar.

Algunas cartas
las escribí con vino,
algunos versos
con espuma del mar.
Algunos puntos
los puso el destino.
Puntos suspensivos…
…o punto final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.